D E S P E R T A N D O

 

Sientes amanecer en tu rostro, una cálida sensación al despertar, te recuerda que algo bueno se avecina en este sábado de mayo, albergando orden  en tu mente. Así, tranquila y sosegadamente te descubres en fin de semana, en fase uno.  Sí, AHORA ya puedes salir y decides aprovechar cada uno de los instantes que te regale el día. Impulsándote de un salto, te levantas e la cama, elevando tu cuerpo a tierra, y sin prisa y con apremio, te decides a darle un vistazo a tu armario, ¡DIOS! … una sensación horrible invade tu mente, tu visión, tu perspectiva del día, y sientes no poder retroceder a estas alturas de la desescalada! 

 

¿Cómo ha pasado tanto tiempo y tu sin percatarte de tal catástrofe?

 

 

S.O.S  Ya es tarde para salir y mostrar al mundo que hoy era el día perfecto para ser, y sentirse a una misma. De nuevo el desorden a invadido tu espacio, tu intento de encajar las piezas de tu puzzle, de tu existencia, para identificar cuál es el estilo que te exhibe veraz, auténtica y en paz contigo misma.

 

Sin haber dedicado el tiempo suficiente para destinarle a tu armario, sentencias que vas a ponerle remedio de inmediato. Aunque sin saber por dónde empezar, optas por pedir ayuda, ya no se trata sólo de poner en orden y al día todas las piezas del armario, se trata de ti, de quererte organizada, de quererte saber, conocer. Determinar tu sello personal, tu forma de ser, de reírte con la vida y disfrutar de ella, de sentirte genuina, segura, atrevida, original. 

 

Ser tu. Así, en esencia y presentándote tal cómo tu eres, te rememoras ganadora.

 

Transita por tu interior un hormigueo de ilusión, te vives entusiasta, alegre, feliz, achispada. Precisas aprender de tus rutinas diarias, reprogramarte y capacitar de nuevo tus hábitos, para disponer de tus cosas sabiendo que estarán siempre en su sitio, sin tener que jugar a las adivinanzas cuando el tiempo apremia. 

 

Deseas admirar tu armario, y vivirlo en perfecta simbiosis con tu estilo decretado y decidido. Visualizas equilibrio y armonía en cada uno de sus cajones, estantes y colgadores. La ropa dispuesta en un excelente doblado vertical, te facilita ojear todo lo que atesoras. Finalmente sabes todo lo que tienes y lo ves todo claro, espaciado, ordenado, alegre, y así, te sientes feliz. 

 

Se acabaron los ir y venir, buscando insistente y alocadamente las cosas que parecían querer esconderse de ti, en tu peor momento y en tu mayor urgencia. Se fue la sensación de tener un armario vacío, aún viéndose amontonar pilones de ropa en él. Por fin te desaparece la desilusión, la inquietud y la incertidumbre. Y sientes el poder del orden.

 

El poder de saber quién eres y lo que quieres en tu armario, en tu casa y en tu vida. 

El poder de reconocer tu estilo, e identificando tu soul en cada rincón de tu vestidor.

El poder de vibrar con lo que te pones y la manera en que lo sabes llevar. 

El poder de sentirte bien con tu vida, y lo que tu decides hacer en ella, siendo tu. 

 

Este poder que te aporta abundancia, y riqueza a tu tiempo, a tu dinero, a tu energía y sobretodo a tu BIENESTAR.

 

!Por fin!  El poder del orden está en tus manos. 

 

!Empieza hoy a liderar tu vida!

 

¿Te ayudo?

 

@organitzart

El orden que cambia tu vida. 

 

 

 

 

 

 

 

 

Escribir comentario

Comentarios: 0