TU HABITACIÓN, TU TEMPLO

 

¿Cuántas sombras se reflejan en tu habitación?

 

Te deslizas suave y provocativamente entre tus sábanas, tanteando en la incertidumbre, el deseo de sentir un cálido buenos días. Para ello recorres cada poro de tu piel candente entre tus dedos, y converges en orden con tus pensamientos. 

 

Sientes el placer del lino, que de forma ligera y natural te conecta con tu parte más salvaje, más auténtica y animal. En contacto con tu naturaleza te sugieres, en tu ambiente cálido, equilibrado y juguetón, despertar a la niña que hay en ti. Divertida, espontanea, seductora y sensual. 

 

Sinuosa, silenciosa y excitada gimoteas entre almohadas tu bienestar, recorres con tu mirada las formas en qué provocadoras se insinúan tus plantas en el cristal.  Las mismas que te embarcan a tu selva madre, y te hacen viajar extasiada hasta tu oasis en vida. Las mismas que te acompañan en tus desiertos en las noches oscuras, y te iluminan tus sueños cuando te permites soñar. 

 

En la sencillez de tu dormitorio, te sientes en paz. Tranquila, risueña y en armonía, sabes que son los pequeños detalles los que aportan tu carácter y sello personal. Su color, su olor, la textura sedosa y afable de tus sábanas, tu plaid, tus cómodos almohadones, tus detalles, tu ser, tu templo. 

 

Así tienes que sentir tu dormitorio, tu habitación, tu espacio mágico, único y personal. Auténtico, sosegado, jovial, sensual, y en paz. 

 

En paz y en orden con tu estilo, con tu forma de ser y sentir, con tu vida. Tu espacio, dónde poder relajarte, evadirte, extasiarte y encontrarte contigo misma, y así perpetuar tu sensación de solidez, de permanencia y de tranquilidad. 

 

Vive enamorada de tu casa, de tu hogar, de ti.

 

¿Quieres convertir tu habitación en tu templo?

 

Te ayudo, juntas es más fácil. 

 

@organitzart

El orden que cambia tu vida.

 

 

Escribir comentario

Comentarios: 0